SFP
Inicio  /  Participación  /  Marco de referencia
Marco de referencia

Participación Ciudadana y prevención de la corrupción

En la visión tradicional del ejercicio de gobierno la vinculación con la ciudadanía se ciñe al sistema político de división de los Poderes públicos. De esta manera la influencia de la ciudadanía sobre el Gobierno es posible sólo de manera indirecta a través del voto, mientras que la rendición de cuentas del Gobierno se realiza exclusivamente ante el Poder Legislativo como representante del pueblo.

Existe otra visión en la manera de ejercer la acción pública más enfocada a los aspectos técnicos y de buena administración. Este paradigma aborda la participación de los ciudadanos de manera tangencial, mediante el concepto de transparencia como uno de los principios de buena administración. Es decir, este modelo de administración pública no asume a la transparencia en su acepción democrática, como un derecho de las personas para, entre otras cosas, solicitar cuentas a la autoridad. Así, si bien no se obstaculiza la participación de los ciudadanos, tampoco necesariamente se fomenta.

En años recientes ha florecido una tendencia en el ejercicio del gobierno que otorga vital importancia a la voz y a la colaboración con la ciudadanía, sin dejar de observar el cumplimiento de la Ley y los elementos de una buena administración pública. Esta es la tendencia que cada vez más ha permeado en México.

Para entenderla mejor, es necesario hacer algunas anotaciones en torno a la participación ciudadana en la gestión pública:

  • Se debe tener claridad en que la participación ciudadana no es un fin en sí misma, sino un medio para construir y consolidar mejores políticas públicas.
  • La participación ciudadana busca generar la posibilidad de que agentes no gubernamentales influyan en la gestión pública. Esta concepción excluye a los mecanismos de orientación y de trámites ciudadanos, que bien se pueden definir como medios de atención ciudadana
  • Un mecanismo de participación ciudadana puede tener bases institucionales sólidas; o puede no tenerlas, y estar basado en la confianza construida al paso del tiempo.
  • La participación ciudadana implica poner a disposición de los ciudadanos mayor información gubernamental, sometiendo así la gestión pública a la luz de la vigilancia social y reduciendo por lo tanto las posibilidades de cometer irregularidades, es decir, actos de corrupción. En otras palabras, la participación ciudadana genera un efecto de rendición de cuentas virtuoso, en ocasiones deliberado y en ocasiones como efecto colateral.

En la Administración Pública Federal se han desarrollado diversos mecanismos de participación que van desde esquemas colegiados y consultivos hasta prácticas de estrecha colaboración y co-gestión. Algunos de esos mecanismos están expresamente dirigidos a la prevención de la corrupción, aspecto en el que aún existen muchos retos por emprender.

Sin embargo, el Gobierno de la República, a través del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 y el Programa para un Gobierno Cercano y Moderno, ha manifestado su compromiso firme por la mejora de la participación ciudadana, precisamente para generar beneficios concretos a la sociedad y para cerrar caminos a la opacidad y la discrecionalidad que fomentan a la corrupción.

Política pública y participación ciudadana





SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2012 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD

Miguel Laurent No. 235 Colonia Del Valle
Distrito Federal CP. 03100, Tel. (55) 2000 3000
Comentarios sobre este Sitio de Internet:
mrcuriel@funcionpublica.gob.mx